El omega 3 o ácidos grasos omega 3, es una familia de ácidos grasos esenciales denominados así porque no pueden ser sintetizados por el organismo humano, son necesarios para las funciones vitales y la única forma de obtenerlos es a través de la alimentación.

Los ácidos grasos omega 3 son grasas poliinsaturadas, es decir, compuestas por varios dobles enlaces, y se clasifican principalmente en 3 ácidos grasos:

  • ALA: ácido alfa-linolénico.
    Se encuentra mayormente en alimentos de origen vegetal y necesita ser convertido en EPA o DHA para poder ser utilizado por el organismo.
  • DHA: ácido docosahexaenoico.
    Se encuentra mayormente en alimentos de origen animal y es fundamental para el desarrollo del cerebro.
  • EPA: ácido eicosapentaenoico.
    Se encuentra mayormente en alimentos de origen animal y puede reducir la inflamación.

Su consumo está asociado a una mejor salud neurológica, a la disminución de la depresión y a un menor riesgo de demencia, asimismo, también juegan un papel esencial en otros procesos celulares como la inflamación, la inmunidad y la coagulación sanguínea.

Durante la década de los 70 se realizaron algunos estudios que comprobaron que consumir frecuentemente pescado azul reducía la incidencia de enfermedades cardiovasculares. Poco después, en 1982, el bioquímico Ralp Holman analizó el tipo de pescado consumido por los esquimales (población que se caracterizaba por la escasa incidencia de infartos y otras afecciones cardiovasculares) y descubrió la presencia de ácidos grasos omega 3 en estos pescados.

Entre los efectos beneficiosos para nuestro organismo de los ácidos grasos omega 3 destacan:

  • Tienen propiedades antiinflamatorias que contribuyen a aliviar los síntomas de enfermedades como la artritis reumatoide.
  • Protegen contra las enfermedades cardiovasculares, porque reducen los niveles de triglicéridos en la sangre, disminuyen la presión arterial y evitan que se formen trombos en los vasos sanguíneos gracias a su efecto vasodilatador.
  • Favorecen el funcionamiento del sistema inmunológico.
  • Previenen ciertos tipos de cáncer (mama, colon y próstata).
  • Reducen los síntomas de las personas asmáticas y mejoran su función pulmonar.

1401

Numerosos estudios han encontrado evidencias de que un aumento en el consumo de ácidos grasos omega 3 mejora los marcadores que promueven la aparición de enfermedades cardiovasculares.

Estos son algunos de los efectos positivos del omega 3 en el organismo (13, 14,15):

  • Previene la formación de coágulos de sangre al evitar que las plaquetas se acumulen.
  • Reduce los niveles de tensión arterial en personas hipertensas.
  • Disminuye la producción de ciertas sustancias que se segregan ante una respuesta inflamatoria.
  • Reduce los triglicéridos y aumenta el colesterol HDL.
  • Previene la placa que tapona y endurece las arterias.

También puedes leer: Asma y cálculos renales