En todo lo que va de marzo hemos hablado numerosas veces sobre la salud renal y como se relaciona con otras enfermedades como la diabetes y la hipertensión, en esta ocasión y ya casi finalizando el mes de riñón quiero hablarles sobre los cálculos renales y el asma.  Pues bien, un estudio reciente de la prestigiosa clínica Cleveland de Ohio  ha relacionado ambas patologías.

Como ya sabemos, los cálculos en el riñón o litiasis renales, puede desembocar en un cólico nefrítico si una de esas piedras obstruye parcial o completamente el paso de la orina. El  asma por su parte es una patología respiratoria crónica de tipo inflamatoria, que ocasiona dificultad respiratoria en forma episódica y recurrente, con tos y “pitos” al respirar. Su incidencia en los últimos años tiende a aumentar y es más común en los niños/as.

En el estudio concretamente han analizado la relación entre la aparición de litiasis y la prevalencia de asma en la población pediátrica. Los cálculos renales en dicha franja etaria son bastante infrecuentes, pudiendo afectar hasta un 0,08% de la misma. No obstante, este porcentaje se elevaba hasta el 0,31% en los/as niños/as que padecían asma, lo cual supone un riesgo 4 veces mayor de tener litiasis. Mirando el grupo de adolescente de entre 13 y 18 años, el porcentaje sigue aumentando hasta el 0,52%

Por otro lado también se evaluó la probabilidad de padecer asma si se tiene litiasis. El riesgo también aumentaba 4 veces: entre la población pediátrica un 6,8% padecen asma.

arte3

Algunas de las causas relacionadas con la litiasis en la población infantil son la obesidad o la alteración de la composición de la orina, sin embargo en el estudio no se observaron diferencias de índice de masa corporal ni en los análisis de orina entre los dos grupos comparados.

Esto propone un mecanismo independiente de relación entre ambas patologías (asma y litiasis), del cual no se sabe nada pero sobre el cual habrá que investigar, Una de las líneas de relación posible es la disfunción epitelial por la inflamación crónica en la que el cuerpo se encuentra, aunque dicha teoría no se ha explotado hasta la fecha.

Fuente