El cáncer de próstata es el tipo de cáncer más frecuente en los hombres, y como cualquier otro tipo de cáncer, la clave para combatirlo es la detección temprana. Por ello en el articulo de hoy comparto lo todo lo que deben saber sobre el cáncer de próstata.

1. Incidencia

Desde que en 2010 la Asociación Española de Urología realizó un Registro Nacional de Cáncer de Próstata en España, basado sobre diagnósticos hechos por biopsia prostática en los servicios de Urología públicos, se sabe que la incidencia es de 82 nuevos casos por cada 100.00 varones al año. Si a ello se añaden los diagnósticos realizados en la práctica privada, supone el diagnóstico de más de 22.000 nuevos cáncer de próstata al año en nuestro país. Dado que el 90% de ellos se encuentra en estadio o fase localizado, y son sometidos a tratamiento con intención curativa, hace que el número de pacientes con cáncer de próstata en seguimiento sea el más alto de todos los tumores, esto es, ya es el primer tumor en prevalencia en los varones, por encima del cáncer de pulmón o de colon.

2. Señales de aviso

Los principales síntomas de este tumor que, aunque no siempre son sinónimo de cáncer, pueden ayudar a detectar de manera temprana esta enfermedad. Éstos son presencia de dolor o escozor al orinar, incapacidad para orinar o dificultad para comenzar a hacerlo, necesidad frecuente o urgente de orinar, dificultad para vaciar la vejiga por completo, presencia de sangre en la orina o el semen y dolor continuo en la región lumbar, pelvis o muslos.

3. Tasas de curación

Lo primero que tienen que saber los pacientes es que en España la supervivencia del cáncer de próstata es igual a la media europea: más de las dos terceras partes sobreviven más de 5 años (66%). Es la tercera causa de muerte por cáncer en el sexo masculino, tras el cáncer de pulmón y el colorrectal. Afortunadamente el 90% de los cánceres de próstata se diagnostican en fase temprana y por lo que se puede ofrecer el tratamiento curativo con cirugía radical de la próstata, o con radioterapia o braquiterapia o criocirugía, que tiene tasas de supervivencia superiores al 90% a los 5 años.

En el 6% de los casos se diagnostica en fase localmente avanzado y son necesarios tratamiento más agresivos basados en la radioterapia y hormonoterapia o bloqueo hormonal (suprimir la testosterona en sangre). Las tasas de supervivencia son superiores al 70% a los 5 años. En el 4% de los casos se diagnostica en fase con metástasis a distancia, generalmente en los huesos, y en estos casos el tratamiento no es curativo sino paliativo, y se trata mediante hormonoterapia, esto es, inhibiendo la síntesis de testosterona en los testículos. La media de supervivencia en estos casos es de 4-5 años.

4. Diagnóstico: PSA ¿si o no?

La Asociación Española de Urología asume como propias las recomendaciones de la Europen Associatión Urology que actualmente no aconsejan ofrecer el cribado poblacional o screening con el PSA a todos los hombres asintomáticos para evitar el sobrediagnóstico y sobretratamiento. Si se recomienda la detección precoz del cáncer de próstata, mediante PSA y tacto rectal, en pacientes con síntomas.

Las recomendaciones consideran que el cribado de cáncer de próstata mediante PSA es un tema controvertido y contemplan la posibilidad de individualizar y ofrecer el cribado oportunista con PSA valorando los riesgos y beneficios mediante una decisión bien informada del paciente. Además recomiendan realizarlo a partir de los 45 años de edad a todos los varones con factores de riesgo (antecedentes familiares de primer grado, padre o hermanos, con cáncer de próstata y raza afroamericana).

5. Nuevos tratamientos, últimos tratamientos

Según los datos del Registro Nacional de Cáncer, la radioterapia (26,19%), después de la prostatectomía (36,89%), es la opción terapéutica más utilizada en los pacientes que han sido diagnosticados de cáncer de próstata. Después estarían la hormonoterapia (19,55%), la braquiterapia (11,75%) y la vigilancia activa (4,63%).

En cuanto a la aparición de nuevas moléculas para el tratamiento farmacológico de este tumor suponen y van a suponer una revolución en el manejo de este tumor, aunque poco a poco se va a ir introduciendo un nuevo arsenal terapéutico, hoy en día todavía son pocos los pacientes que se benefician de estos nuevos tratamientos, porque están siendo aún aprobados en indicación y/o precio para salir al mercado español.

Dentro de ellos destacan dos: la abiraterona y la enzalutamida. Ambos son fármacos que tienen una acción hormonal, provocando un bloqueo intracelular de la hormona masculina, la testosterona, bien actuando para que la célula prostática no la sintetice como hace la abiraterona, o bien como hace la enzalutamida bloqueando el receptor androgénico que es el que provoca en el núcleo la proliferación y crecimiento del tumor cuando se hace resistente a la castración (una fase avanzada del tumor).

Fuente: ABC.es